• Últimas noticias

    viernes, 11 de agosto de 2017

    La novia de Bazán abono la versión de su inocencia

    La novia de Marcos Esteban Bazán, el único detenido por el crimen de Anahí Benítez, la adolescente hallada asesinada el viernes en una reserva natural del partido bonaerense de Lomas de Zamora, abonó hoy punto por punto la coartada que presentó el acusado al asegurar ser inocente ante la Justicia.
    Se trata de Florencia De Caso Mallieri (35), quien esta tarde declaró como testigo durante seis horas ante las fiscales de la causa, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, informó a Télam Lucio de la Rosa, abogado de Bazán (34).
    “Fue muy detallada y puntillosa”, indicó el letrado al término de la testimonial, la cual abarcó 26 fojas del expediente judicial.
    Según De la Rosa, la mujer contó que el sábado 29 de julio último -cuando Anahí (16) fue vista con vida por última vez- Bazán estuvo con ella y la llevó en su moto primero a un curso de artesanías y luego a dar clases particulares de Inglés.
    La testigo dijo que ella no conocía a la víctima y que nunca la vio, y admitió que sólo tenía trato con una amiga de Anahí a través de su dictado de clases de Inglés.
    “También dijo que en los días en que la fiscalía supone que la víctima estuvo cautiva en la casa de Bazán, ella estuvo con él y en ese lugar, por lo que resultaba imposible que la chica haya sido retenida allí sin que se diera cuenta”, relató De la Rosa.
    Durante su declaración, la testigo afirmó que las prendas femeninas halladas en la vivienda de su novio le pertenecían a ella y si bien no se hizo un reconocimiento de las mismas, realizó una descripción de las mismas.
    También indicó que las manchas de sangre encontradas por los peritos en la casa podía pertenecer a alguno de los animales que se encuentran en la reserva natural y que su novio suele “curar” cuando se lastiman.
    “Realizó un croquis del predio de la reserva y de la casa de Bazán para explicar que son lugares de fácil acceso para cualquiera”, señaló el letrado.
    Además, dijo que la pala secuestrada en la casa de Bazán era utilizada por éste para labrar la tierra ya que tenía una huerta en el predio.
    La testigo confirmó que en la reserva merodeaban varios perros que entraban a la casa de su novio y que llevaban objetos y elementos que encontraban por los alrededores y que hubiesen ladrado si habrían percibido algo sospechoso.
    En tanto, la novia del acusado pidió que declare un tal “Gabriel”, que trabaja como guardabarrera de turno noche en la estación Santa Catalina, cercana a la casa de Bazán y que pudo haber visto movimientos extraños.
    Por último, el defensor sostuvo que la testigo ratificó que su novio realizó el 30 de julio último una denuncia en la comisaría 9na. de Parque Barón en la que alertó a la Policía que la noche anterior había visto a un motociclista encapuchado merodear la zona boscosa de la reserva.
    Por su parte, De la Rosa solicitó al juez de Garantías 4 de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos, que le entreguen copias de las filmaciones sobre los rastrillajes caninos realizados en el lugar del hallazgo del cadáver y la casa de Bazán -situada en la misma reserva- para que sean analizados por un perito de parte en busca de presuntas irregularidades.
    Más temprano, antes de la testimonial de la novia de Bazán, el letrado había pedido al magistrado que ordene estudios psicológicos y psiquiátricos para su defendido ya que éste parecía estar bajo un cuadro “depresivo”.
    “Está quebrado, nervioso”, describió el abogado y añadió que Bazán permanece alojado en la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Lanús-Avellaneda.
    El 29 de julio último, Anahí salió de su casa de la localidad bonaerense de Parque Barón, en Lomas de Zamora, a caminar unas cuadras hacia el Parque Municipal Eva Perón y, al no regresar, su familia denunció su desaparición y comenzó su búsqueda.
    El viernes al mediodía, el cadáver de la adolescente fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina, un predio de 730 hectáreas ubicado en dicha localidad y que la Policía rastrillaba con perros adiestrados, ya que esa zona fue donde se activó la antena de su celular el día que fue vista viva por última vez.
    La fiscal de la causa, Verónica Pérez, ratificó que la chica murió por sofocamiento a raíz de una gran congestión pulmonar y que “no surgió ningún signo de defensa” de parte de la víctima, “ni sufrió abuso” sexual.
    El sábado, los investigadores aprehendieron al profesor de Matemáticas Leonardo Agostino (40) -luego liberado por falta de pruebas- y allanaron su domicilio, adonde llevaron perros rastreadores que no detectaron evidencia de que la víctima haya estado en el lugar.
    Un día después, se inspeccionó el sitio del hallazgo del cadáver y los canes marcaron una casilla ubicada a unos 300 metros de distancia donde reside Bazán.
    Además de todas las evidencias ya mencionadas que se encontraron allí, la fiscal Pérez indicó que la vivienda estaba “descripta” en los “cuadernos” que la víctima utilizaba como diario íntimo, en el cual relataba los sucesos importantes de su vida.